viernes, 8 de abril de 2016

Inaguración en Diputación en Castellón, de pintura y poema "Paraula dona color"

 El día de ayer fue un día muy importante a nivel espiritual, cuando el arte se fusiona y el lienzo traspasa el papel, y el ojo no ve sólo la forma sino el contenido se produce un pequeño milagro capaz de generar vida, un chispazo. Cuando conocí a su autora, Ana Vernia, enseguida supe que había topado un alma similar a la mía, independiente y entregada, que me hizo más fácil la traducción de su creación. Frente al cuadro, mi mente voló, y acabé con las rodillas hincadas en la tierra, pero, no mediterránea, sus colores vivos, llenos de vitalidad me transportaron a la India, junto a la retórica en inglés que hablaba de sonrisa, de lucha, de la búsqueda del futuro. De la filosofía común a todas las mujeres del mundo. De las personas, sin distinción.

 En la sala de exposiciones de la Diputación de Castellón, acompañada de guerreros semejantes a mi estirpe, el poema se desnudó, y lloró para ser oído: Ganges de la vida de una mujer, trata de todos los seres, de lo efímero reencarnado en río, el río de la vida como exclamaba Garcilaso, sostenido por el color amarillo tan presente en la gastronomía, en los bazares, en la arcilla. La "ll" iba a desaparecer, el verso no iba a contener ego, era el canto del cine que nos medita del dolor escondido tierra adentro, de la flexibilidad de la naturaleza del junco, de los fenómenos climáticos que marcan las estaciones como fotogramas de la alegría y de la pena, para arrimar al sufrimiento más absoluto de la explotación infantil, los matrimonios de conveniencia, abusos, terror. Mercantilismo laboral por parte de las grandes industrias que aprovechan la desolación, pero, que dentro del caos la supervivencia generacional nos salvará mediante la cultura popular, la herencia y la ensoñación; en que un amanecer el planeta se percatará que esta fórmula de destrucción nos conduce al fin, lobos contra lobos.

Tengo fe de ello, ahora solamente falta actuar.

Lluïsa Lladó.

Ana Vernia y Lluïsa Lladó.






No hay comentarios:

Publicar un comentario