sábado, 2 de abril de 2016

Airexpresstothemworld.

I

Me muevo por la terminal
como una amazona
y facturar el equipaje 
garantiza la ligereza de la comparsa.

Puedo detenerme frente
a la máquina de los refrescos
y hurgar con mi uña
de níquel rojo
en tarros de Channel o Lauder.

II

Atravesada mi sombra
por pasajeros
destino a Bremen, y miro en
el móvil, las últimas noticias
de los Refugiados.

Y el dolor amorata
un golpe
bajo
mi mandíbula.

La escoria de mirar hacia el otro lado.
Sentarnos en los asientos de pasillo
pensando que en caso de siniestro
la compuerta de salida
será la salvación.

III

Los guardas cachean abuelas
con la dentadura postiza en los controles
mientras va a pié por la carretera
el contrabando humano.

La fábrica de la poesía
incapaz de salvar a las palomas.







No hay comentarios:

Publicar un comentario