domingo, 6 de septiembre de 2015

Derecho de fábrica.

Yo en Indianápolis
poseo cien mil trabajadores
que no conocen mi nombre.

Ellos fabrican abanicos, posavasos, vestidos, alfombras.

Ellos me adoran 
porque de pequeño quise ser dios.




No hay comentarios:

Publicar un comentario