domingo, 10 de mayo de 2015

Cada vez más alejados.

I

Tu vista por unas gafas de sol
nublada,
vino a la mesa de;
apenas el intercambio  de unas voces, coces, hoces...
para que nuestro encuentro
en la tercera fase 
no suponga ninguna estridencia,
apenas el pésame
en un tanatorio
por la muerte de nuestros recuerdos.

II

Dices que el pelo me ha crecido mucho,
observación celosa de que
cada centímetro de la ausencia
no ha sido tuyo el germen.

III

Y te abracé sin rozar apenas la figura
descolocación atea del que fue un dios
y ahora es el adiós detrás de las escápulas.

Ve con tu mundo
me hablaba el gesto tenso
de tu enhebrada trascendencia.

Y al virar con el Levante
vi un campo de flores
en las carátulas de todos los libros del mundo.

Soy drogadicta de la creación.

No lo tengas en cuenta.

Y descontando el tiempo
volví a ser carpa en un es-tanque.

Y ya no hubo chispazo.

Posdata:

Sé que me has querido más que a nadie,
pero, mi infidelidad por las letras, los entes muertos de la literatura,
es una turbina que me traga al abismo y me despedaza en fragmentos.

Te bendigo hombre de nísperos y tórtolas.




No hay comentarios:

Publicar un comentario