martes, 29 de marzo de 2016

Perversa en verso.

No consigo dormir. Tengo una mujer atravesada entre los párpados. Si pudiera, le diría que se vaya; pero tengo una mujer atravesada en la garganta.

                                                                                   Eduardo Galeano.



Galeano decía que entre la garganta y su boca,
entre la córnea y las cataratas cerebrales
existía la vara lírica
del nombre de dos mujeres,
siempre, en presa hacia el embalse
de un estómago que pasaba la hambruna
de un lío espiritual 
que nunca llegaba al destino
que no es otro que el alma, un estómago en toda regla
y bastidor.

Sabe que mi mente anda algo confusa
y que más que tratos digestivos
la denominación
común, en doblez y carta, más que alimento
perdura en almohada y colcha.

Tengo dos hombres
en mi cama
y eso no me lo enseñaron en la escuela.

2 comentarios:

  1. No permita tales desmanes.
    Céntrese, please!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, no se ofenda Don Julio, que el poema es pura ironía. Un guiño a Galeano. Estoy centrada, no tema.

      Eliminar