martes, 8 de diciembre de 2015

Amperios y julios.

Y ahora,
metida en esta nave
con la cobertura verde
en cada poro de piedra.

Esta humedad de catacumbas,
a la sombra de una guía
con el rostro de la inocencia.

Sabes, Julieta, yaces descompuesta verbal
bajo una losa.

Estará vacía.
Habrá realmente un drama orgánico
en este suelo.

El jardín parece un convento
y no hay pájaros
entre las reliquias de Verona.

Prefiero el monte,
la ola rota del faisán,
el viento de la hélice de mi sistema.

Que vivir muerta dalia
debajo del negocio
donde festejan el sacrilegio.

Julieta, amputada de Romeo.

Quise hallar la verdad.
El origen de la espátula.
La fuente primera de la saliva
de un beso.

Y me acordé de la visita
en los hospitales, de los perros sin amo,
sin amo niños de exilio,
exilio de bote caduco
en contenedor.

El amor, que ya no entiende de parejas.

Mi amor universal.



No hay comentarios:

Publicar un comentario