jueves, 9 de julio de 2015

Penitencia interminable.

Por mucho intento,

en la cadencia
de llenar hasta el borde
el cántaro; no se
satisface.

Eso, ocurre, cuando
una tiene el culo-cielo
roto de su tinaja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario