jueves, 22 de enero de 2015

Casanova mon amour

Laberinto de calles,
precipitaciones hacia acequias
con amarres siliconados.

Los tacones autómatas,
quillas de mi forma
deambulan con la imprecisión
de ignorar el destino, igual, que una brújula,
voy desnudándome,
primero: el calzado,
luego, el vestido.

Tiene frío mi contorsión.

Suelto la melena, y el cabello corto tengo.

Tirito ante la bruma,
neblina de vapor nocturna,
soy salvaje,
libre,
con la imprecisión
de desconocer la ruta,

fui rata,
no me cabe incertidumbre

de Casanova.

No hay comentarios:

Publicar un comentario