sábado, 30 de agosto de 2014

Cuadernos de Wislawa

En mi bitácora de Wislawa, sucesos relevantes ajenos me conectan a ella. Siempre Wislawa. En la tertulia semanal se saca a la luz la siguiente antología: Poesía femenina española (1939-1950) de Carmen Conde. Barcelona : Bruguera, 1967. donde de la larga lista destacan Carmen Conde y Gloria Fuertes. Se hace un balance al azar con dos poemas que podrían definir el estilo de dicho libro. Tal vez en la época actual no tiene relevancia un libro que suponga la recopilación de unos poemas, pero en nuestro país seguía la dictadura de Franco, mientras el mundo vivía cambios importantes. E indudablemente en una sociedad que estigmatizaba a la mujer a sus labores en todos los sentidos era un gesto heróico. Los poemas seleccionados son uno de corte clásico de Pino Ojeda y un poema de Maria Beneyto Cuñat (Valencia, 1925 - ibíd., 15 de marzo de 2011 ), que fue una de las poetas más veteranas de la Comunidad Valenciana y que presenta rasgos dentro de un lirismo comedido del metalenguaje actual. Confronté dicha poesía con la que casualmente y en el mismo año, 1967, publica Wislawa Szymborka en el libro Qué alegría más grande o Mil alegrías, un encanto (Sto pociech ) donde humaniza seres mitológicos y les otorga el don de la duda y la retórica siempre presente en su obra o narra escenas controvertidas como la del poema Noticias del hospital, con una versatilidad y un desenfado lejano de los temas que quizás se desarrollaban en otras eras: sentimentales, soles, flores y lunas . En esa época el comunismo se consolida de un modo radical en Polonia , aunque es bien cierto que Cracovia se mantiene con uno de los niveles más altos de religiosidad, similares a los de España, estando presente lo bíblico.
Sin duda, su estilo es masculino y filosofal. Pero con un lenguaje, que nunca me cansaré de repetir, accesible y con caricatura.

Segundo paso de las conexiones indirectas pero que me ayudan aún más a conocer lo escrito en paralelo. O acaso temían nuestras congéneres a profanar figuras como Tarsio o Casandra. O simplemente había años luz de madurez poética. Siempre Wislawa.


Parada, prosigo mi viaje, un estudio que para mí es un éxtasis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario