domingo, 20 de julio de 2014

Microfibra.

Cien cañones por banda ancha 
te he amado,
hasta te he amado cien veces,
cada vez, que he pelado piel sobre cuerpo,

desabrochando camisas,

descosido  botones
y cremalleras mudas.

Te he amado con rostros angulosos,
manos ramas que agrietan tierra sequía
en cada inicial de calle,
número de puerta hasta veces cien.

Con el labio pellizcado
igual que ventana mal cerrada
a la cortina.

Cien veces.

Cien cañones.

Para la simpleza cebolla,

capa espada
de no proferir tu nombre
en talle ajeno.

                                  Lluïsa Lladó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario