lunes, 11 de julio de 2016

Afroarescopia.

I

Cuidado temerosa, cuando las piernas adentra en la marisma
por la dificultad existente 
de distinguir entre las anguilas y los guijarros.

Ande usted con ojo, el cuarto o el quinto,
con el deslumbramiento del sustantivo, aro, mata, cinta, cuello,
en su pose de Lord con la voz
entintada de jibia, con el labio henchido por el cuervo y su lengua.

Cuidado mujer de Loto, que este tablero
tiene trampilla y algún que otro hoyo
debajo de la hojarasca. El fetichismo los une hiedras
a su sexo
bajo el cuarto de luna de la mirada poética.

En la penumbra de Julio, en la habilidad de la maniobra
lanzan las redes en telarañas 
y arropan el coseno los jazmines del embriagador polonio.

Como una llamada a su templo,
los trópicos viran y los automóviles carburan su gestación más metálica
y el cuerpo empieza la mutación 
de manos y cavidades opuestas haciendo relojes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario