jueves, 16 de enero de 2014

MI ME SA

He de reconocer que nunca trabajo el poema,

es él,
que con una sierra va cortado cada gajo miembro,
raspa el hueso vértebra
y atornilla cada palabra,

a una.

Me descompone,desoye y desagües
en frases patas,
luego me levanta
y con barniz dora mi piel de mueble.

He de reconocer 
que ser mobiliario no es tan nocivo, poema carpintero
pon sobre mi losa
tus manos.

Que, sex for job, es poesía
y no dejamos de ser eso,  un servicio al comedor clandestino,

martillea sin escrúpulos
yo ya solo soy una mesa en la cadena de montaje,
destino fuente,
piso de tres habitaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario