domingo, 9 de noviembre de 2014

Mil respiraciones contigo no bastan.

Me incomoda hasta meter tu bilis
con calzador en el poema, la evidencia, que corcho sacas
lo peor de mi persona.
El moho, las liendres,
la espuma de la boca
de un epiléptico en trance,
en tierra de bajeza...
tocarme los huevos
hasta eclosionar en una sartén capada
a cien grados de calentura;
fiebre alguacil que no admite que
no me gustas,
no te quiero,
no te amo...
tú, tú, que fuiste todo,
el universo en un belén de plástico,
el foco que irradia a las plantas de un millón de invernaderos.

II


Asqueada descorchas mis gritos en medio de la madrugada
con los semáforos padeciendo tics nerviosos
en ámbar, la ciudad de las ratas.

Tú, bramando gesticulas cinematográfico, me rallas cebra con la araña
de tu nuez, conozco, tan bien, ese ojo estrábico a punto de romper puños.

Yo, chillando locomotora
sin frenos, la Ira. 

Deja en paz, 
que he muerto.
Mutada en otro cuerpo.

III



No me mires 
cuando bebes, cuando comas,
cuando te restregues simio en otra ingle,
no me controles,
no agotes la paciencia
hasta estallar en olla 
porque ni de compresa para mis bragas
me sirves.

Deja de picotear mi alma
que bastante me ha costado
ser lado de nexos de mar en valeriana,
en miles de vasos en una fiesta de gases lacrimógenos,
enterrar los muertos, abrazar a los suplementos de las aberraciones de un tirano.

Jodiendo hasta la última piel
del hueso, aceitunas esterilizadas
abiertas de par en par, en un plato
de platas pleitos y plutonio.

Me hiciste ser un altavoz con sarna,
picores degradados.
Me rascaba hasta la erosión rojiza,
sacando el veneno gladiolo
y salpiqué en un orgasmo sin erección
el nombre de quién amo.

Y te maté, cada vez que le bendecía,
el sustento propio de una cuchillada.
Y qué ó a quién le importa ser un tentempié,
un ganchito en la lengua;
la palomita en un bol, número cien.

Eso...a ti no te incumbe,
porque un minuto con él
es trepar el rascacielos más bonito 
de la ciudad de las ratas.

2 comentarios:

  1. Desatadísima. Me encanta. Y quién es el? a qué dedica el tiempo libre? Me encanta.

    ResponderEliminar