jueves, 18 de septiembre de 2014

La fotosíntesis de los tomos azules.

Mi chaqueta sin escudo,
de la Sorbona,
 pues,pillaba lejos de mi barrio.

Mi acento no es de Oxford,
llevo el tajo en el pulgar
cuando con dieciséis años,
trabajaba en un horno.

Siete puntos de sutura
y la insensibilidad carnífora.

Aprendí de las lecturas obligatorias
en el descanso de dos recreos,
comprarlas era un lujo,
y los paisanos de aula
las otorgaban en usufructo.


Crecí en las calles.

A la sombra de los libros
de una biblioteca pública.

No hay comentarios:

Publicar un comentario