domingo, 7 de diciembre de 2014

La humildad.

Era época de cambio de armarios,
estirar las mantas,
desdoblar las perchas
y girar los bolsillos
para el lavado.
Y allí,
menudo a la resistencia
un billete color pañuelo.
Cinco euros
no salvan una vida.
Pero, la sonríen.
Así, tu llegada
fue.

No hay comentarios:

Publicar un comentario