viernes, 28 de febrero de 2014

ALFIL.

Reconsiderando los términos,
los monosílabos de exclamación
dan morbo.

De algún modo viriles fónicos
pluriemplean las facetas del humanismo
inusitado.

No me dirá usted que una admirativa,
bien digerida, no presenta en su matiz 
algo de fálico,
por dónde lo lea vemos presente
en un mismo agujero ovalado
las herramientas necesarias para el despiste.

Usted agache su columna
que yo me ocupo del resto.

Hay y ay,

Esperanzas y suspiros mordisqueados 
en las esquinas de codos y rótulas.

Me gusta. Pero no cree que un dos le alegraría
el letargo,
un poco de pimienta ante tanta salina,
esa hache aspirada necesita una compañera,
al botón de su chaqueta austrohúngara.

La paridad del dos: 22222222222.
en estado comatoso,
ande y levante el dedo
y pida una ración de pareja:

H  O
   2

Es lo más bello que he visto,
puede ser océano,
cascada o el poso de una water de crucero.

Cavilo que es mejor, eso,
que montar un club de fans
o damnificadas por desastres y modistas.

Alelaba que tapara la "O",
pero prefiero subir escalera de incendios
para escapar del infierno:
                                       H
                                       H
                                       H
                                       H
                                       H

En su interior un áspid.  :P

Vestía la boca e iluminaba
el centro del universo
de sus pantalones.

O   H
   2    2.

Oh para friends and Garfield.




No hay comentarios:

Publicar un comentario