viernes, 6 de junio de 2014

Electricidad Pirenaica.

I

Deambular con un traje ejecutiro
haciendo que la raya
acabe en topo.

II

Tener un cubo
lleno de fotos descarriadas
y unos guantes de goma
que sostuvieron 
tantas llaves
que mi ojo es la cerradiana
con lunares en paralelo.

III

Secar las voces patinete
que saltan por mi cara,

ventilar las penas
atrapadas en herramientas,
desorden de metal
que atornilla codos en pupitres

y escribir,
la forma de hacer el amor
sin embarazo sentimental
más recomendable.

Entonces tomando el poema
se pide en su página de contactos
cuanto cobra por minuto de libre pensador,

alicate con destreza
arrimando el utensilio
a la clavija macho
y a la hembra alcayata.

Todo un cuadro
de luces.





No hay comentarios:

Publicar un comentario