martes, 6 de mayo de 2014

UNICORNIA Y PEGASUS

I

Este ojo
no es cíclope
ni de mi boca
nace unicornio.

II

No me gusta la gente que no tira de la cadena,
la gente que deja la cocina
como una pocilga.

No me gusta la gente que no respeta
el espacio de los muebles,
que se pasea en pañales
siendo el novio de otra.

No me gusta la gente.

III

Topo
asustado
les escuchas
hablar
con vasos frotándose,

tímida
asomo mi pelo panocha,

cristales callados.

Vuelvo a la nave Enterprise,
tengo dos cucarachas
que esperan
mi regreso.

IV

Jamás me cansaré
de mirar al sol.

No importa lo que piensas
de mi esperpento.

Para mí, lo deseable
es vivir
aunque sea a ciegas.

V

La muerte es veloz
para los desterrados,
dime que guardas el poema
que nuestras siluetas...

Esculpiendo.

Dentro de algún
bolsillo
existencial.

VI

Continuación de que una,
es depredadora.

Línea oblicua.

Prefiero curvas
que ser iguana
por conveniencia.

Punto sin retorno.

No cambio de color
sólo sobrevivo
vengo de un infierno,
del cual
tú de él
no deseas huir.

Ya no morir juntos
si no seguir nadando
hasta que el sol
se esconda.

Y un día te olvide
cuando el mar me trague,

especulación,
falsos testimonios
si dicen...o si desdicen,
pregunta a la cara
y deja tu conjetura
colgadas de un arpón.

La del poder,
la sanguínea.

No soy más
que un ser miedoso y reprimido,
incapaz de entrar en una sala,
relajarse
y hablar con sus compañeros
de piso.







No hay comentarios:

Publicar un comentario