lunes, 19 de mayo de 2014

Normas de conducta.

En la casa del gran deshermano
creen que la lejía,
produce cáncer.

  II

Mira que este individuo
estoy más que segura que procede del cerdo,
en vez del mono,
porque no es la urea matutina
en forma de pantano en la taza,
ni las latas de cerveza huecas,
ni que fume de noche
y toda la pestilencia
traspase las paredes,
no es sólo eso...
Esta tarde después de casi un mes,
me ha sitiado en el comedor
(eso me pasa por relajarme 
y sentarme en el sofá comunitario)
se ha presentado,
por supuesto contenía el vómito,
no he tardado mucho
en recluirme en mi zuloland,
que si me molesta el ruido de la tele,
o necesito algo de noche
que le toque un par de veces a la pared,

es ese momento yo ya me he levantado
y me he ido fumigando a mi habitación.

Tu p...madre te va a golpear la pared.

III

Puppy 
es el habitante
de la nave
que más caso me hace,
cuando abro la puerta de la calle
después de mis juergas, me espera con un muñeco de goma
para que juguemos
moviendo aleatoriamente la cola.

Me gusta esa recepción.

Sin duda, me siento bien.




4 comentarios:

  1. La parte del cerdo casi que huele, mejor dicho casi hiede.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Julito veo que te entretienen mis de cadencias. Este poema no está en el Facebook.

    ResponderEliminar
  3. el micromundo de esa pensión futurista es fascinadoramente inquietante Lluïsa !!

    ResponderEliminar
  4. Suerte qué tienes quien te acoja y te mime. Saludos a Puppy y al señor de las pestes que le den viento fresco... Qué imaginativa eres, me gusta mucho :)

    ResponderEliminar