domingo, 18 de mayo de 2014

Disposición Vegetal.

«la puerta de la iluminación (samādhi)es muy baja, y nadie puede entrar sin agachar la cabeza» (controlar el propio ego).

Ha creado vínculo con él,
siempre las labores
se le han dado bien
junto a los trabajos manuales.

       II

Es el hombre que me inspiró Milk
y la verdad lejos de apaciguarse
el ansia al viaje,
nosotros desbordados hemos ido creciendo
igual que la ginebra
fornicada por el hielo.

    III

Hombre parco de palabras
para las demostraciones en público
le debo pedir permiso.

Mucho mayor que yo, es mi gurú.

Nunca habla,
por eso debo ser diestra
y leer su lenguaje corporal.

Le enciendo regata
cada vez que me ve,
y he descubierto 
que si le susurro al oído
todos los vientos africanos
se atrincheran
en su caja torácica.

Está enfadado conmigo
y la verdad con causa,

él tan recto y yo tan histriónica.

Le encantan los bonsáis
tiene varios y longevos,
se pone unas pequeñas gafas
y los va recortando
como pequeñas vidas
en sus manos.

Sé que le agradaría limar con pulcritud
mis alas,
dejarme en una maceta reducida
para erigir mis ramas
al techo.

Sé, lo sé,
que ya no puede vivir sin mí,
y yo ahora que he bajado los mecanismos de ataque
y dejo que vaya cercando con su tijera
mis ovarios,
me siento seducida
en un enano olivo de mil años.



4 comentarios:

  1. Estaremos al tanto a ver en que acaba lo de la horticultura enana y milenaria. Si es que lo quieres contar, claro.
    Feliz semana.

    ResponderEliminar
  2. Hola Julito mi poesía no es autobiográfica. Son divagaciones en muchas ocasiones, te lo informo por si un día...jajajaja lees que tengo un marciano en la cocina, no pienses que estamos en la Guerra de los Mundos. Muchas gracias por tus comentarios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El marciano será el que viene en el cohete ¿no?

      Eliminar
    2. Jajajaj Julito Chés en mi cohete sólo cabe un ARMAGEDON.

      Eliminar