lunes, 30 de diciembre de 2013

LITLLE LOISE LINE ESPERANDO UNA CARTA CERTIFICADA DE JERRY TON TON

I

Litlle Loise Line escribe una carta
no para solicitar un regalo navideño
por su buen comportamiento,

se despide de Jerry Ton Ton,
por culpa de la tarde de un desencuentro
en quien iba a lanzarse primero por un tobogán
que acabó con siete puntos de sutura en el corazón
y su sentido del ridículo rozara la constelación de Andrómeda
II

Querido Jerry:
Esta es la última vez que me ves,
estas letras no son más que el testigo de mi renuncia
a ser tu ayudante de tus juegos reunidos, de mesa y otros experimentos
que ninguna de tus veinte novias-chicas
aspirantes a ser Miss Jerry Ton Ton han aguantado,

pelo chamuscado,una araña en mi sopa,
tardes de soledad cuando a ti se te antojaba destruir el mundo
o cuando me hinoptizaste
y fui una gata salvaje sobre el tejado de tu casa del árbol.

Sabes Jerry últimamente desconozco lo que me ocurre
ya no quiero jugar contigo solo quiero besarte,
como hacen esa niñas del barrio alto
que te agasajan a caramelos y te peinan cuando yo miro de lejos,
no entendiendo nada y me muerdo las uñas.

Me compré un vestido nuevo que has quemado con gas propano.

Me perfumé las muñecas y se acercaron todas tus moscas.

Me puse tacones e inmediatamente los usaste para clavar chinchetas en un barco.

Dimito,claudico Jerry  Ton Ton,
somos amigos de nevadas y polinización desde hace varias auroras,
pero el día del parque agoté todas mis expectativas,
te abracé porque no había espacio suficiente en el peldaño,
tú lo malinterpretaste y con un gesto caí sobre la grava,
herida supe que tú nunca me dejarías de imaginar como una mascota
más de tu col-lección de dinosaurios.

Me sangraba la ceja pero tú solo estabas preocupado
en medir la velocidad y el tiempo
de tu descenso.

Jerry Ton Ton es mejor estar separados,
no es lo mismo y eso me lo ha explicado la tía Moni Carson,
tener seis años que quince,no es lo mismo.

No esperando respuesta a esta misiva,
por favor no la quemes
sé que tu nueva afición a ser taxidermista
te tiene feliz de la vida.

te quiere Loisy.







domingo, 29 de diciembre de 2013

ÁRBOL

Lloré tanto
que sauce
mis manos fueron barcas
para salir a flote
del dolor de las lagunas.

LLuïsa Lladó.
1

SIN TíTULO

Sabía tan bien
fingir el amor
que un glaucoma verídico
se instaló en mis retinas,

no hay modo alguno
de descorrer el visillo

una mentira
a la mesura
de su acción poliquística.

He exprimido
mi vista
ilusa incoherente
de pasión destilado

porque bien interactúa
con mi alma.

Lluïsa Lladó.

HISTERIAS DE FILADELFIA

Elga aprendió una cosa de su madre

al hombre
se le conquista por el estómago
no en la cama.

Elga lleva veinticuatro claveles
cocinando para él,

los pucheros tartamudean al vapor
y un tapiz de manchas
salpica las puertas de resina,

el carmín grosella mermelada en las comisuras
y la harina matiza su rostro,

cuando él excesivamente puntual
la sorprende aún con el mandil puesto,

servidas las fuentes las relame con voracidad,
repite en varias ocasiones
siempre con gesto resignado.

Elga espera una respuesta
pero él no deja de rebañar el pan con salsa,
apenas ha terminado y ya le entra el sopor,

ni una sonrisa de postre.

A Elga le entran las dudas,
sobre el dogma materno

una pila de platos,
columnas jónicas,
que esperan ser trinchados,
las manos resecas del lavavajillas,
cubiertos frígidos
y la bombona sin gas en los fogones.

Para un invitado
que al cabo de una o dos horas
le envía una nota aclaratoria
donde comenta la delicia de sus artes culinarias.

Un día Elga,

un día de rosa en el mes de los rosales,

conoció a un señor que cocinaba con besos
y hacía hogueras tímidas
con guisos lujuria y mantequilla,
su saliva se espesaba
mientras a fuego lento la amasaba 
y de su lengua
 nacían las galletas más dulces del horno,
 supo de hostelería
y al engaño que había sido sometida.


El señor famélico
toca el timbre
espera llenar la despensa de su tripa.

Elga cocina menos
pero ama más.

Mi madre me tomó el pelo.

viernes, 27 de diciembre de 2013

YUCA

      I

Ya tiempo hace
de victorias y treguas
y siempre tu voluntad de hacer bien las cosas
se coloca con la rebeldía de mi viento.


   
         II


Una tarde,un día azul teja
una frenada madrastra
devoraba el ánima de Yesca,
a la vez y sin saberlo
del botón de una margarita nacía una bola de lana,
desconocemos la magnitud de las pérdidas 
y el dolor causado,
pero siempre el destino
nos trae un ladrido nuevo,
coqueta y temerosa de los petardos,
que vino a derrocar el recuerdo inolvidable,
Yuca fue la estrella que iluminó una casa
que un día se quedó sin bombillas.

      III

Yuca es voraz con la vida,se acurruca sobre su ama
y le encanta tragar taloneras y medias,
luego le duele la tripa y la veterinaria
ha llegado a pensar que el pobre animal
en el estómago tiene una mercería,

cuando va por la ciudad la cautela siempre la acompaña
pero últimamente ha descubierto los descampados
y la libertad estragos hace,

agotada contempla la rareza de las cosas
y en ocasiones debajo de la cama y trémula
huye despavorida de los truenos.

Yuca es la mascota
de mi compañera,la cual lucha con conciencia 
por el maltrato animal,
ella es valiente,limpia jaulas,exige la adopción de los perros
y se pone enferma frente cualquier injusticia,
sea de persona como con mascotas.

    IV

De un tiempo a esta parte 
he conocido a gente querida 
que comparte su soledad con estos bichitos 
de juegos y travesuras.

Yo soy alérgica y la poesía no me produce
ni erupciones ni asma,
no me importaría tener un gato,
que se sentara a mi vera las tardes de invierno,
pero que no fuera ni triste ni azur índigo
como cantaba Roberto Carlos.


COSMOVITA.

La pera jugosa
de carne membrillo
y líquido fuente,

las roscas de las bombillas
del parque de atracciones,
sí, en esta madrugada,
voy a versificar del olor de la esperanza,
los ojos ilusión
y el color moqueta de campo.

Hablar del ala delta,
paracaídas con sábanas de hilo
y el cesto con ramas de madroños
y cañas de torrente
con la esfera gigante de un globo,
dispuesto a cazar lunas
y ponerle un capirote al sol,

a platicar de las golosinas,
de las máquinas que venden un sueño
por un euro en una bola de plástico
precintada con celo de imprenta,
de la flor del ojal de novio,
de la sonata de besos fluviales,
la risa de un museo con cola
y el flash prohibido frente a un cuadro de Picasso,
la era, la simiente, la noria,
un pijama gris y la tortas con Nocilla:
felicidad a dos palmos del cielo,

ayer, ahora y sin embargo
me ha soportado
la pena

de todas 
por ejemplo,
de cada una de las nombradas cosas,

hoy, es hablar de ti.

martes, 24 de diciembre de 2013

LOS AMANTES ADEPTOS

Zapatos pequeños
se mojaron con la lluvia
y te aprietan las extremidades.

Y deseo que descalzo la playa asfáltica
subas los peldaños de los rascacielos,

eres grande como

los horizontes africanos,

las palmeras con párkison
en la avenidas de Cuba tras la borrasca.

Deseo que ingieras la cápsula
y ogro formes bolas de papel

y hagas nevar la metrópolis entera,

quizás pase un camión de Campofrío
y la gente agolpada baile a ritmo de taxi,

deseo por amor
que vueles halcón

nunca até las cigüeñas a los tejares

ni pretendo ser cadena de tu cuello luna

solo que ames en plexo solar
cuando tu mano se adhiere a mi vientre
y crezcas marea y asoles la ciudad entera
de mi archipiélago

hoy

qué importa mañana

ser un Poeta en New York
y que Lorca comparta pitillo en un metro albino.

Por amor deseo
que pantano desbordado seas
y que anegues arrozales con tu voz
entre bastidores


cree en ti
como yo creo

por ello
por todo
mi amor reniego
en un pasaje
a lo desconocido

no sufras por mí soy aquel faro de Alejandría
que solo la niebla
podrá ocultar de tus machos ojos
pero que brilla en un manual para entender las distancias.

                                             Lluïsa Lladó.

lunes, 23 de diciembre de 2013

SE ALQUILA PLAZA

   I

En ocasiones el amor
es un coche metido en un garaje,
de un propietario que baja a su sótana,
revisa los parabrisas, mide el aceite,
abrillanta con una gamuza el salpicadero
y cuelga del retrovisor un ambientador de coco.

II

El auto se siente deprimido
detrás de la puerta metálica,
su dueño es egoísta
no sabe que necesita libertad.

Y allí como un caramelo
sobre lengua
se esconde y empieza ser
más un peine,un espejo,una laca...

Pues, que clase de objeto sin motor
ni carretera puede sentir vida.

         III

A mí me gusta dormir a la vera de las olas
aunque el salitre corroa la chapa,
llevar el maletero entrañas de equipaje y quimeras,
apurar el depósito de gasolina,
la velocidad sin freno
el punto muerto para conquistar ciudades,
llevar las suelas neumáticas gastadas
por arriesgar lo suficiente y perder lo nunca dicho.

Vive en cuatro paredes.

Muere siendo el coche nuevo sin kilómetros.
  
           IV

Prefiero carreras medias largas
aunque los planetas choquen
y las supernovas y los meteoritos sean un siniestro total.

Porque aunque aparcado con cera y la presión notable,
y mi hojalata lleve parches:

El desguace es para todos.






viernes, 20 de diciembre de 2013

EL PLATO QUE LLENA MI ALMA.

Esa señora de carnes hermosas
que tan elegante viste los platos,
viandas a buen precio
para las almas descarriadas
y las esquinas de los que no encontramos
ángulo ni familia.

Se llama Isabel 
y es más ligera que muchas líneas
que soportan la pereza colgada del bolso.

Allí en su bar de platos económicos
almuerzan pensionistas solitarios
que aún cortan las naranjas
con navaja de Albacete.

Algún que otro marciano
que vendió la parcela de su salud
 a base de la morfina placentera

y yo.

En un oscuro lado,
nunca pido bebida, ni como con pan,
soy mujer de tablas manías,
ella lo respeta y sabe que mi afán
en llenar mi pantano
de sopas y guisos cálidos
que engendren un poco de verde
no es más que una quimera.

Sabe mis rarezas y las respeta,
a veces me habla
y esquiva aparece mi rellano,
pues, tengo la costumbre herbívora
de evadirme.

Será el vicio de los que vivimos solos
y únicamente hablamos con cucharas
y sueños.

Sentada leo las conversaciones adyacentes
y fotografío cada botón de ese abrigo momentáneo.

En Mallorca dicen que quién come solo,
solo se ahoga..

Y como una reclusa internada
me gusta compartir manteles
con cara que son de otro oeste
y alabar que emprendedoras como ella
no cocinan buenos alimentos
si no que ejercen de madre
de primero,de segundo y postre
y eso no está en la carta.         Lluïsa LLadó.             

miércoles, 18 de diciembre de 2013

LA PELÍCULA TRATA MUNDOS

¿De qué se trata?


Se trata de que un gajo toque por cabeza.

De crear una bacanal apodada Caín y Abel;
teniendo rencor al vecino poda-setos,

de blasfemar al hermano continente
pues, necios nos han inyectado al pensamiento,
la heroína del roba-pan.

Se trata de blancas;
de fumigar con la ignorancia a los niños.

De dinero,
de otra noche de Herodes
con estudios de marcados y balanzas de peso.

Que se muera la enfermedad,
que trabajemos gratis
y que sean los canarios
los portadores del hombre a la mina.

De la guerra sucia
con la maniobra orquestada
para odiar al prójimo a base de multas,
de inventarse un sistema solar
que nos obligue a vivir en el calle
muriendo de resacas y no manifestar el llanto.

Se trata de cabrear al pueblo
para que mate al prójimo;
la caída de un avión
en la cumbre nevada con dos bocas y un cadáver.

Triste melodía Goya,
la pretérita de alimentar a las ratas

destruyendo empleos y familias de rango-medio sótano.

Esta mañana, 

como otra,
soy la oveja negra que bala al Matadero.

Revolución
para que la justicia se arranque los ojos.

Esta mañana de cabra charlatana
que agónica perece en un abono
sin enumerar.

Hasta cuando...

De eso se trata:

Soborno, tráfico de influencias, recorte de derechos,
miedo y diseñar una dictadura con chaqueta kaki a juego,

del negocio de las almas.

ALMODOVORIANA

             I
Ojalá supiera el nombre
de las tapas de las cosas

y la causa del esternón adosado
se instale costilla a costilla,

vecina de esta insensatez
que no sé definir por defecto.

          II

Sólo

igual que la muda viste de escamas
cada perla de su muerte 
en forma antiparasitaria,

pero, no de sentimientos.

          III

Cuando tu hombría aparece
y siento tu virilidad creciendo río
en un cerrojo.

se transforma esa calma innata
de ver catalejo su estrella,

cráter y lava se vuelven tornado
y siento tus manos apretando mis silencios glúteos
articulados de música sin notas
de ritmos descabellos.


           IV

Cuando siento tu cuerpo sobre el asfalto de mis juntas
y me arrodillas clavada en un sofá cama
como un sol sostenido de franela y moras del bosque

que no sé como he podido respirar
sin la partitura de tu alambrada.

            V

Ese torneo que me desboca en la cacería de pensar 
que te amo más que debiera
y que existe una unidad polisemia,

cuando nuestros cuerpos desnudos
danzan primitivos, según la impostura y la luz del flexo-astro
que ilumina el tiempo del transporte público
y yo callo oleaje, Cala Mayor.

Nacen sonetos 
y pareados tobillos riman con sinalefas muñecas,

flor pezón de la jardinera de una autopista,
que se abre a varón y una rosa de ingeniería genética aborta,
psicotrópicos con sabor a fresa para olvidar el tiempo
en un laboratorio garaje,
con cristales con adhesivos de piedras,

átame a tu cintura
siente 
como yo siento
el edén que nos llevará con Dante.


Nace un nuevo medicamento que salve la orbe,
un pétalo, 
un protozoo,
un relato,
un guiso de abuela,
un golpe de estado proletario,
un afluente,
cuando la aspa del molino gira
sexo con sexo.

Lluïsa LLadó.




lunes, 16 de diciembre de 2013

PROHIBIDO DEJAR DE SOÑAR

Siento discrepar
la respuesta no se haya en el interior
está en las cortinas que desafían a la Tramontana,
en las brújulas sin campos magnéticos,
en un vaso de océano
que bebido crea vida amébica.

Está en mis manos
que te piden que levantes paralelamente las tuyas,
para ser girasoles
y sientas que pueden ver sin protectores solares.

Toma mis brazos
si la corriente te arrastra,
no te dejes llevar,
por la fuerza neptúnea de la desesperación,

me convertiré en un tronco olmedo
para que repose tu fatiga,

nada contracorriente,
quiero que salgas del liquido amniótico
y demuestre tu galope
en la selva amazónica
que no te das por vencido.

Lucha,
como lo hacen las ballenas,

los continentes amantes
que provocan terremotos
en sus fornicaciones.

Respira sin mirar al suelo
y todo por una sonrisa cafetal,
no pido más 


solo 

que no te rindas

que no es poco empeño.

Las tarántulas,
las odaliscas,
las monas feroces o feromonas
eso son series retiradas
por baja audiencia.









CABO DADO

Le fui a pedir la mano 
en casa miento,
llevaba mi mejor abrigo,
el pelo trabado con un saltamontes
y hasta me había pintado un lunar
en medio de las ideas.

Le dije:

Por qué no nos casamos,
si esta tienda de muebles
parece que tiene pasión segura,
mi corazón no late al verte,
soy un trozo de anguila que rodea tu cuello,

no hay celos tapetes,
ni siquiera jadeos con brisa de yodo,
somos una cerilla empapada de agua.

Un jersey salido de la lavadora
que si no se tiende al sol
huele a cerrado y moja demasiados temas.

Qué feliz sería contigo, todo en su sitio,
un orden de alma,
como el que toma una paraguas por si llueve.

Sin música.Fingiendo que me gusta tu piano de cola
y sentado subirías al termo
para verificar que no soy más que esa tecla
que no quiere ser tocada.

Sin niños,ni nidos ,
ni chocolate nupcial,
sólo un delfín en una espalda
con diferentes idiomas.

Sería una boda de conveniencia,
tal vez la paz sea el amor que siempre haya buscado,
ya que no me apetece sufrir su aristocracia.

sábado, 14 de diciembre de 2013

LA LEY DE FE CADA

apilar cajas
poner correcta la bandeja
como la luna se cuelga a la gabardina noctámbula

subir escaleras con la voz de una señora
que pide rosas con tacones
de eso se trata
haciendo lazos con cordón de cuero
como peinando de serrín los pies

languidecer el gemelo
para melodías de acera y subir escaleras

un lego de cartón etiquetado
presionando los bordes como si uno descalzo anduviera

vendo zapatos
zapatillas y matarifes

bajar 
        escaleras

abriendo caminos a los pequeños dedos de los niños
cremalleras a partes divorciadas
y cañas para pantorrillas de Atenas
vendo sí como Hernández con sus cebollas
dependienta de saldos apostólicos
de rodillas como esporas 
entregando suelas para viajar martes y miércoles
tick: bolsa y mercancía

pero de noche remiendo poemas
y me transformo en hada-reina y carroza
decapito columnas y engendro sucedáneos
te he visto y te he desvestido
a cien amantes de un trago

alta como las trenzas
un mar un coto y un llano de plato

hoy me dijeron 
que pensara seriamente si la poesía podía seguir compaginando con mi sub-oficio
y como un anfibio contesté excedencia
no basta con ser el más veloz
tienes que vender tu cerebro.



jueves, 12 de diciembre de 2013

QU-EROS-ENO

Cuando te prohíben hablar de un sustantivo
y la lengua te quema de él,
las brasas van haciendo carrera 
en unas medias negras
compradas en Primark
a dos unidades el delirio.

Cuando notas que la sangre
se agolpa en una rissaga menorquina
y ves dos llamas reflejadas en el hielo
y no puede, ni debes,
mencionar su linaje
y ardes como una flama en celo,
una termita pirómana
que hace que las mejillas se pinten de cereza
y los labios se llenen de hoguera
y no concedes, ni corresponde hablar de ello,
pues, no te pertenece,

por todos es, sabido que el aire con el inmemorable
arrasa forestales,
crea islotes en el Pacífico,
niños en probeta,
cocina metales y prende velas-corceles
en el interior de un sujetador burdeos.

El agua se vuelve vino,
la pupila muda hasta oscurecerse de deseo,
luna roja ante la inquisitoria orden
de no volver a pronunciar el nombre propio.

Y la respiración se corta porque la química reacción
de la dinamita de sólo su presencia lingüística
hace que hasta los pulmones infiernos sean
y el éxtasis de no poder yacer entre sus brazos
sumerja el cometa en una bañera candil
que con cálido brebaje irriga cada pliegue femenino de Venus.


Por eso si eres raudo en acertijos,

descubrirás lo prohibido.


Fuego.