sábado, 2 de septiembre de 2017

Hartrosis

Te crees hecho de estaño,
y que todopoderoso aplacar el musgo es pisar bosques.
Que medrar el dolor se esconde en fundas de gafas y los cartílagos auxilian el peso
de las vivencias. Ellos lo acallan,
a cambio de hueso, de sombra,
de hienas que roen
cada pilar de esta casa llamada cuerpo,
saco de almatruces,
de dientes de leche,
de veneno bordado
en el dobladillo de las esquinas.

Te crees invencible, y la fustigación
de los que te buscan bajo tierra
pasa factura, y quiebra,
y rompe, y rasga
la "y" griega que fue un día
un pájaro bajo la hipófisis.

Me rompo. El embiste acontece.
Como una poema mal escrito
dentro de una bolsa
negra,
de plástico yyyyyyyyyyyy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario