jueves, 7 de septiembre de 2017

El hombre de Redón.

He contado las lunas que habitan
en tus ojos, ojos de Júpiter.
Y en ellas ha florecido
la mañana de las máquinas
de coser, lo que lleva el repunte
de mi corazón de trapo.

Eres un hombre
que tiene en sus manos los desiertos
más plagados de vida. Mi compañero
de color colibrí, de beso petirrojo.
El espejo de la espalda,
donde nadan los delfines.

Hombre de libros y fetiches.
De navas y jazmines.
Del lodo hecho casa.
Mi casa, mi refugio.
Del nido de las culebras.
Mi pareja de ases y cruces, de noveles
impares, del renacer
de las amapolas
en las vísceras.

Otoño, serrín de especias,

amor lúdico de transeúnte.

Te quiero. Sin filtros ni posturas.
Te quiero en horas de vigía.
Sin anillas de palomo, ni certificado de empresa.

Como la desnudez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario