domingo, 13 de noviembre de 2016

La evolución de las especias.

Las nervaduras del viento
con la tamizada luz de Noviembre,
de feriantes castañas y puestos de canela en rama
redimen al kaos de los ojos.

No se sabe muy bien la dirección del mundo
pero las leñas cuecen en la supervivencia diaria,
de palomas hechas de periódicos y embriones digitales
que nos acariciarán cuando decrépitos nos cuiden
la única matriz que alimentamos.

Las máquinas,
en constantes vitales de poema,
de bultos frente a las pantallas,
imperiosas voluntades
que nos mantienen con vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario