martes, 9 de junio de 2015

Amando a distancia.

Te amo sin condiciones
ni letra pequeña,
last minute de minuta, minutera.

No necesito hablar,
las palabras tosen dentro de cada tubo de escape,
pues, no somos los códigos de barras
de los envases leídos por el láser.

Te amo
y no quiero amarte,
quiero lijar cada momento
y que desvanezca la vaina
que crecía dentro de mi tierra.

Pero, también me amo 
como ser de agua
que sostiene aves y pequeñas flores de cera,
me amo con la paciencia
del azúcar que mira al café desde la balda,
el amar a la fauna,
al dintel que sostiene la chaqueta,
esa amarilla que uso los días de la tristeza,
del hierro al fuego, que calienta esa masa compacta del hambre,
porque yo no sé ser otra cosa que poeta,
no sé ser otro forma que latido, sangre y decadencia
para un día perecer extrema, a esa locura de mar la vida, 
el cosmos, y ser un polvo carbonizado
entre cabellos de niños
que juegan con piedras.

Te amo, amo y que error
cometió la herencia invernal
si esto se diluye gel en un vaso de bañera
y no deja de doler.

No hay comentarios:

Publicar un comentario