jueves, 25 de enero de 2018

Metáfora del deseo

Cuál será el precio, de la holgura
necesaria, entre el fruto y el tallo
previo al desplome.
La pera engreída por el viento.
Oscilante ansiosa
de ser liberada aunque ello signifique
una muerte segura.
El embrión de un árbol.
Qué en brisa fue muñón de
células.
Cómo reverberar. La turgencia.
El ocaso diario,
reflejo de este crecimiento.
Y padecer el frío en las extremidades.
Y romper la madera
para que una vez los pétalos
separados, la semilla fuese semilla.
Una hermosa, pera o durazno.
Aunque ello signifique el destierro.
Y absorber la luz.
Y a la intemperie con la lluvia
por brevaje. Saciada de oscuridad
con el sol madurado experimente la huida.
Que rompe la rama
al guarecer el acecho.
Desprenderme del padre.
Romper el leño umbilical.
Saciar esta sed ajada.
El vilipendio de las horas.
Pera o no pera.
Milagro o ley de la natura.
Con la embriaguez
de caer al suelo.
Y notar la tez amarilla.
Y las rajaduras de la pulpa.
Para ser amada por el ciclo
del universo.
Tu cuerpo, tierra de cicuta.
Y yo un átomo
que batalla contra el instinto.
De estallar en la superficie.
De convertirme en abono.
De ser comida por tu boca.
La pera o el arándano.
El beso o la lacra.
La energía de Selene.
El cantar de la ballena.
Cobijarme en el pasto.
Ser.
Ser.
Ser.
Qué tortura pender del árbol.
Y ahorcada desear lo inalcanzable.

4 comentarios:

  1. ¿Desear lo inalcanzable aunque ello signifique destierro y muerte seguros?
    Mucho tomate ¿no?
    Muy buen poema en cualquier caso. Antigravitatorio incluso.

    ResponderEliminar
  2. Julio,la muerte no significa física. El destierro ya lo llevo de antaño sobre las espaldas. Me encanta que opines, mi poesía. Un poquito gore si qué es ;)

    ResponderEliminar
  3. Bella poesía. el dilema de madurar y reventarse contra el piso es lo que se me pasa por la cabeza.

    ResponderEliminar
  4. Hola Lucas, gracias por tu comentario. Lo ameno de la poesía es que cada uno le da el significado que entiende.

    ResponderEliminar