lunes, 13 de marzo de 2017

La humedad de la palabra, te quiero

Me gusta escuchar la lluvia
arrimada a ti,
en consonantes que agudas
timbalean y entremezclan la respiración,
dejando, que el eco
descanse su fatiga
en el silencio tímido
que acontece cuando
la lluvia se suelta de la mano.

Y en ese hueco el agua
anida buza, para pez
mover coma.
Para dar auxilio
a aquellas penas
con fragancia de crío
que tú has descubierto
sin competencia.
Y sin duda, con el ruido
de una noche de caballos danzarines.

Que el amor se fortalece
Y tú lo sabes.
Y yo lo ratifico.

En el cebo con atravesada la palabra:
Te quiero.



No hay comentarios:

Publicar un comentario