miércoles, 4 de enero de 2017

Ave

Paloma esquizofrénica
te han cortado la punta de las alas con un alicate,
no pensabas, que sucediera de nuevo,
que te anudaran con la garra en anilla de propiedad
añorando el único árbol de una isla.

Te sientes, paloma-urraca, fatigada
de batir contra el cristal de Bohemia,

lo absurdo de las moscas tragadas por los reptiles
y el pulgón en galería subterránea.

Quieres volar, pero, no eres libre,
te mancharon de alquitrán sus
besos,
la libertad cuadriculada del ser.


No hay comentarios:

Publicar un comentario