sábado, 18 de mayo de 2013

GORRIÓN.


Cada mañana

después de viento

y tormentas 


camino del trabajo

en los contenedores

yacen polluelos

dormidos


daños colaterales

de muerte

vestida de plumas


Como los niños de la guerra.

Como los niños de la guerra.

Cómo los niños de la guerra.

                                   Ll.Ll.


3 comentarios:

  1. Ese final es como un martillo que golpea fuerte, como golpean las imágenes de esos niños de la guerra.
    Grito necesario.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Leonel Licea y Higorca Gómez es un honor vuestra visita a mi humilde blog.Gracias por los comentarios.

    ResponderEliminar