miércoles, 2 de enero de 2013

EL CONGELADOR MICROONDAS

Cuando era niña
siempre estuve enamorada
del muñeco de nieve.

Le miraba desde la cúspide del abeto
y veía como la zanahoria
le brillaba en la noche
sin respiración.

Salía en la penumbra nocturna
y ataba una bufanda
en su cuello-alabastro.

Mis familiares desaprobaban
mi amor enfermizo.
Arrastraba su cuerpo albino
a la morada
hasta que la chimenea
lo fulminaba
en un charco seminal.

Muñeco de nieve
y  Papa Noel:
el dulce de chocolate
abrigado
con gabardina plateada,
que desnudo
es hueco
y sin cara.

Te añoro.

Y en un placentero "revival"
sumerjo el hielo
en el café ébano
de mi vaso.

Pues las apareciencias engañan
y aún quedan quemaduras
de tu gelidez
en mi piel.

Hombre-luna
y labios mentirosos
ven a morar
al jardín.

I like
tu silueta en la noche
observando,
asomada
en la ventana.
sin ropa.
                           Lluïsa Lladó.



No hay comentarios:

Publicar un comentario