jueves, 18 de mayo de 2017

Ninguna razón.

Cómo explicarte que de tu luz me gusta la sombra,
los huecos amarillos,
las ratoneras que conforman al alma,
me gusta tu ruido contra la luna
cuando como un pájaro herido has chocado, me gustas caries,
zaino aunque se te parta el hueso de la fe, y la escayola muda
oprima al camino, me gustas encendido y cauto, con las ranuras por sonrisa,
cuando caes demonio como bengalas sobre mi cuerpo, en el atasco y en la cobertura
fallida de todos los móviles, por la vuelta del cuello en el ganso que viste arroces,
por el coloquio de los zumbidos en las azoteas de la ropa cotilla porque a pesar
de las grietas de los dedos, y de la hinchazón de las piernas caída la jornada, me siento lo suficiente
ligera porque eres todo lo que soñé una noche
de urgencia clínica con las dedos trémulos
y una mortecina rabia que me mató dos veces.

Te quiero.

2 comentarios:

  1. No hacen falta más explicaciones, ha quedado bastante claro porque le quieres.
    Un poema muy expresivo, me gusto mucho.

    Un abrazo

    ResponderEliminar