martes, 25 de julio de 2017

Deshoras y respiras.

A las tres de la mañana
pueden ocurrir vidas paralelas,
mientras unos concilian el abismo
otros como llamas de gas
nos consolamos con las redes,
las redes metafóricas
en luna menguante.

El insomnio nos une en carnaza
de luceros que nombran al sueño
en conjuros. Apretamos fuertes
las mandíbulas para que no huya
la transición de las horas. Con la boca
en cepo devoramos a todos los rebaños
en cautividad. Y entre los que parece
que la cafeína hizo trance
existe el diálogo poético
de los que leen, escriben y piensan.

En Barcelona truena. Y un despertador
ha sonado inoportuno.
Musitamos a regañadientes
la nana de los que despertó
de golpe una mágica frecuencia. O
fue un vómito carmesí
que ha mojado mi camiseta
con olor a polilla y los senos
mojados por el pantano
de mi estómago.
Son la cuatro de la mañana.
Y me siento una hoja bajo la tierra
 y el estiércol.


Sabina tenía razón

Cómo un perro abandonado en la calle
deambulando por la gasolinera
con la cola extraviada y la lengua
igual que un fleco desprendido
y doy coces de burro
y estiro las piernas y me convierto
en un semáforo absurdo. Y en las aberturas
se cuelan papel de impresora
con la galería pletórica de bolsas
y trozos de cartón lastimado,
como un gran panteón familiar de restos
y botijos. Mi abuela me enseñó una cosa,
o quizás me lo contara en sueños
mientras dormía en una puta noche de estío.
Cuando te lanzan al vertedero, y es testigo
la noche cruzada de las almas,
y el cansancio se viste de chaleco mata-vidas, la bolsa cae en picado, y eres carne picada, tus últimos ahorros
eran cuatro besos y una caricia de pago.
Y los zapatos se ausentan, y lo que más amas, de repente, está ocupado depilándose
el vello de las cejas. Y no tiene tiempo
para el can lastimado, si la vida
no es una película de Walt Disney; la botella
de oxígeno aguarda, sabe a ginebra
y a madrugada de perro abandonado en una ciudad que no conoce.

Y cree que morir será demasiado bello
para una noche de estrellas caídas.

Caos

Cuando estemos muertos
y nadie hable de nosotros
y las páginas giren por si solas
por la ruleta lúdica del viento
de más de tres mil ventiladores;
y los besos sean muecas
de bocas trasvestidas
y los ascensores cuelguen de los edificios
como fruta de un árbol
y ladeen su música, y los libros:
solteras con olor a vinagre
y me mires y parezca una extraña foto de anuncio, y las ballenas sean huesos balísticos, y los gatos ladren, y tú me mandes por la cuerda floja, dentro de esa maldita cabina, ascensor-cohete de cinco dedos, manos y trozos de carne florecida,
y me ponga la rosa por mechero a encender
hogueras de pena, y los bolsillos de serrín haciendo de reloj sin agujas. Crea compañero, maniquí, cero estático, tocho de mugre y apariencia entre sadismo y veleta, que estaremos muertos y nadie nos salvará de la paranoia, ni a ti, ni a mi persona,
cuando caigamos como manzanas de feria.

Y estemos podridos por la audiencia.



sábado, 22 de julio de 2017

Trombosis

Si sólo disparo en defensa
puedo administrar la palabra de asesina

trotamundos con la lluvia del palmeral
que entre ráfagas cita poemas.

Descifrar el código abierto
y leer en los ojos la sentencia previa,
las líneas de las manos reverberadas
igual que en la nieve
caen las huellas.

Ser un muerto antes de nacer,
tener los días contados por decreto
igual que al suicida, su noche sin estrellas,
el orgasmo teatral, las uñas,
el bordillo del barranco,
el azul en el pez.

Un decapitado
luciendo su cabeza como un trofeo.
Caminando entre las zarzas,
y hablando con el corazón
porque la boca se llenó de gusanos,
de las malas artes del verde.

Una cabeza, entre el brazo y la cintura.
Y lanzarla a la jauría
por un billete de cinco euros.
Para sentir la pena, la decepción canalla
y escuchar la burla de los mirlos.

domingo, 16 de julio de 2017

Tocapelotas

Existen personas
que son águilas, vuelan alto
y desde su lejanía
planean su sombra sobre otras personas.

En algunas ocasiones
en forma de recuerdo, fotografía,
cicatriz cercana al hueso.

Pero, a veces la sombra proyectada
desde el rascacielos, es fantasmal
y larguísima, un matasanos
que cura con cianuro. Impide
el crecimiento del ser
porque crea la dependencia de las aves.

Águila bajo ratón.

Suelta el hilo de lo que fue
y no pudo haber sido.

Y deja que el roedor ame
como si fuese el último tigre
de la selva.
Suelta su mano
y deja que descubra el bosque.

Porque tú tienes una vida.
Y no es la suya.

sábado, 15 de julio de 2017

Ducados

Este sábado, es de esas noches
que fumaría un cigarro,
dejando que los ojos en la oscuridad
abordasen mi intimidad desde la distancia
de este ático gris.

Fumaría y entre calada y calada,
leería recetas de cocina en alto
como si declamara un gran poema.

Etílica con carcajadas
invitaría a un marinero hospedado
tres manzanas más abajo y un portero
para explicarle la teoría
de las sirenas disfrazadas
bajo la piel madura del engaño.

Soltaría el humo descaradamente
escupiendo los besos falsos,
las palabrotas, los gritos del miedo.

Una neblina opaca
cegadora e ilusa, desnuda
y calzada sólo con zapatos rojos
y dos gotas de ginebra.

Pero, estoy a salvo.
El peligro no es la nicotina
es la paciencia con que amputo las cosas.

viernes, 14 de julio de 2017

Pétalos en el viento

Extenuado sobre la cama,
con la crucifixión del calor, corrosivo en la altiva desnudez
que colmaba al silencio sudado
con el paisaje.

Paisaje volcánico
con tu presencia desnuda, cual nardo nacido
entre la arcilla. Estampa urbana de una imagen
de Lucian Freud, y el susurro dormido
de tu pecho compitiendo a una canción sin letra:
Un ronco fino, y la pesadez de los músculos.

Hubiese dibujado su cuerpo
con las yemas, guardando la imagen
como un pequeño tesoro de caricias.

Dormitando, y en la calle
el termómetro orgiástico que cubría de sal
a las aceras. Pero, sigilosa como un animal herido y
abrumado por la virilidad muda,
abandoné a los ojos diabéticos en su mundo del sexo.

Para no despertar al sopor que
le mantenía las manos abiertas, símbolo de alas que volaban.

Y salí por el portal con el vestido de la poesía, sin saber si los ángeles caídos
pueden
amar
despiertos.

ll.ll.
Cuadro de Lucian Freud.