jueves, 27 de diciembre de 2012

A

En el cuadrilátero
soy noble
pero si el reglamento
lo incendias
con queroseno.

Te advierto,
mi amor
es de tres bandas:

                                         TU


                              YO                  MUSO

La orquesta
con el instrumento musical
del triángulo.

La esquina 
de una cama
amputada.

Las doce y cuarto.

La inspiración
hecha veneno.

Y bocas
de nuestros besos-Bermudas.

Si  amas
comprende
que él es mi Muso
y tiene cavidad en el coche biplaza.

En el espejo,
como los pintores 
que inmortalizan
desnudos
en la cajetilla
de sus retinas.

Circulo cerrado.
La señal de tráfico
con los brazos
en medio de la bruma.

Tres,
dos,
uno:
Soledad.

martes, 25 de diciembre de 2012

MINOTAURO Y LA ISLA DE CRETA

Por qué nos empeñamos
en hablar de ornitología.

De charcas separadas
por un muro de Berlín.

Patos en una mancha
y nunca has percibido
que no soy anade
sino rapaz.

Déjeme volar,
me gustan las nubes.

Estimado amigo,
este sacapuntas
que pule la paciencia,
donde tu boca era la brecha
que brotaba de cualquier
boca de incendios.

Donde mi cuerpo
fue almohada,
lápida
y el reloj de arena
de tus horas muertas.

Con que derecho
reclamas
el feudo de mis senos.

De mi cadera oxidada
si me usabas de plato,
sobremesa
y ocaso.

Noches de bohemia
y pies descalzos
sobre el asfalto-rocío.

Y mis zapatos de tacón,
sortijas en mis manos.

Este coto
tiene dueño.

Si sabes que en el cuadrilátero
no tengo reglas.

Y como la nuez moscada,
la amanita
y el cianuro,
envuelta por el alón
yací en tu cama de franela
toda una noche.

Rosarios en la mesita
en paralelo,
les puse forma de corazón.

Detrás de tu puerta
todos los amuletos
del mundo
que no pueden diluir
la tinta
de nuestra voz.

No soy de nadie.

Mercurio.
Éter.
Mala hierba.

Sé que duermes a oscuras
y hasta por mí,
abriste las persianas
y el estor.
 
Pero mi luz
es de tinieblas
y en el laberinto sensual,
Minotauro.


                LLUÏSA LLADÓ.

sábado, 22 de diciembre de 2012

NAVIDAD,DULCE NAVIDAD

 
En un cajero yacía postrado Papa Noel
envuelto en un plástico verde
la almohada era
su saco celoso.
Barba de cien días
y algún cartón de vino
iluminando la estancia
de postales etílicas.

La Navidad...
La ví en una niña
en sus pupilas
en su sonrisa
con sus pequeñas manos de porcelana
sostenía un belen de cartulina
y les mostraba a "Bunici"
a través de la cámara
de un ordenador
el más bello villancico
sin música
de esta latitud
mediterránea sin nieve.

Navidad dulce Navidad
decorada en contenedores
de extraradio
embutidos por la basura
del que come sin hambre
del que regala con saña
del compra un sueño
en el calendario...
.

EGO

INTRIGA


Cinco
dedos.

V.

Cuatro calles.

IV.

Tres aullidos.

III.

Dos golpes en la puerta.

II.

Una pregunta:

-¿Eres...

Angelus et Daemon?.

 I.
                                               Lluïsa Lladó.




lunes, 17 de diciembre de 2012

PATO Y PATA

Nos conocimos de niños
a través de la simiente
de la cola de caballo,
la avena
y el cardo.

Nos conocimos
con el polen
y la arenilla-canela incrustada en los ojos.

Amigos
con la rodillas molidas
y las especies
adobando nuestros sueños.

Sentada en el banco
con la manos abiertas:
logazas de pan,
llegabas con la nariz tensa
y traías aceite en una botella
de colonia.

De niños,nos conocimos,
compartiendo bocadillo
mientras los transeúntes
pensaban que éramos
dos locos enamorados.

Nos amamos
pero sin pasión,
porque eres
consuelo ante el engaño,
aviso de la carroña,
y un plato de sopa caliente
cuando mi cuerpo tirita
de la última resaca.

Cerebral e impulsiva,
tu y yo,
patos de la charca,
mandarinas en el frutero
y besos descafeinados.

Cuando éramos niños...

Una tormenta arreció
y húmedos guardamos Anónimo
nuestras bicicletas.

Tronaba,
el rayo partió el sauce
y nuestros rostros se fundieron
con una lengua ensortijada al alma
y nos miramos
y lloré
y tu risa se trocó en silencio.

La higuera amaneció flores.

Sin raíz,
descubriendo aliviados, 
ni sal
ni pepitas de tomate,
que no había amor.

Amic meu ,t´estim molt.
Gràcies.






jueves, 13 de diciembre de 2012

LAGARTO,LAGARTO.

Caprichosa siempre quiso
tener un bacalao
en la pecera.

Ponerle un collar
de perlitas rosas
y rímel en las pestañas.

Coqueta coger
el pez por las alas
y llevarlo de fiesta.

Es tan salado el zafio,
tiene una piel
similar a la víbora.

Que bonito filete
en carpaccio...

  
Caprichoso siempre quiso
tener una pantera
entre las piernas.

Ponerle una pócima
de barato
vino de mesa:
garrafa de cinco litros.

Sangre de toro.

Es tan suave
su pelaje de felina
similar a la alfombrilla
de mi coche alquilado.

Que placer ser devorado
aunque sea solamente un pez
y ella:una planta carnívora,
siete vidas.

Y la gente
con asombro
en la terraza de su azotea
exclamaban:

-!Un gato y un pescado,
mala cosa,
cosa mala!.

LAGARTO,LAGARTO.

BACALAOS FUERA DE LA PECERA.

Un hombre de mando.
Un mando pegado y un hombre.
Superlativo
encendía la tele
apagaba la gente.

La tele
el aire
la tele
la ventana
la puerta
la gente
Un mando con forma de hombre
enciende mi brasa,
abre del corazón mi ventana.
Un hombre de nariz chata
con un botón
y una teclas
acciona su mando
mientras él rectangular
regula
su estado
la tele
la puerta
el aire
la vida se le escapa
cuando la batería se agota.


Amando
Amando...

martes, 11 de diciembre de 2012

Mª ANTONIETA DE RONDA

La poesía es mi mejor amante
me satisface
y no me pone los cuernos.

Besa con franqueza
colocando la llama
en cada vela
del aparador.

Abre las páginas
de las lonchas de queso
y duerme con pijama de letras
en mi lado derecho
de la cama.

Poesía canta al oído
con la ducha-catarata
y aparece bordada
en la toalla
con hilo azul.

Ella se enoja...
A veces viene un hombre
con faltas ortográficas
y daga.

Que llena el vaso de vino
hasta el maremoto
y celosa  Poesía
aparece con forma de mujer
en un duelo
de ojos.

Derramada la copa
él manchó mi cuerpo de burdeos
embriagando la mente
para colocarla
donde había planeado:
la guillotina.

Perdoname Poesía,
la fidelidad no es mi métrica,
abre la puerta
y concedeme el deseo
de dormir esta noche contigo
sin cabeza.

                                    Lluïsa Lladó.

lunes, 10 de diciembre de 2012

CAFE PARAISO Y A CIEGAS A LAS SEIS.

Cuando caminas
por la vida
y te roban el bolso
en la parada del autobús.

Y de repente
desnudas tus manos
buscan ayuda.

Y tu móvil raptado
con la misma sensación
de la de un hombre
en un café marrón
con olor a castañas.

Mirando un reloj
en cada cuadro del bar,
los cristales con formas humanas
y una cita que no llega.

Cuando te sientes como la flor
arrancada
viviendo en una góndola
sobre la tele de plasma.

Y en el mismo local
sentada inmóvil
una mujer de labios glaseé
con una copa de coñac
reflejando la bilis.

Y un estruendo:
el vapor calentando la leche,
una camarera chata
evocándose
de cuenta.

Y dos extraños en la noche.

Te cambio una biblia usada
por una sonrisa
y esperando al ruiseñor,
buscaste en la nada,
porque nos amamos ancestros
en el chat
y sin embargo
hoy no nos hemos reconocido
al vernos las caras
y el trasero.

Y el señor cogió su libro.
Y la señora ,su libro.

Y libraron una batalla
esperando en el correo
la excusa perfecta
de una ausencia.

En la noche  extrañados.

Cuando la grua
se llevó el coche
en una tarde de lluvia
sin paraguas.

Así me siento...






viernes, 7 de diciembre de 2012

UN BESO EN NEW YORK

UN BESO EN NUEVA YORK.

Un beso.

El imprevisto,
vestido de frac
y pajarita.

El de la despedida
con malicia
y disimulo.

El beso.

El torrente en cascada
naciendo de nuestros labios,
comisuras como arcos
que buscan el triunfo
de un silencio
orquestado.

El beso.

En un coche con las cuatro luces
de nuestros ojos
en intermitente.

Un motor
con arritmia cardiaca.

Un beso largo
como el hilo del tendedero
colmado de un jersey a rayas,
un pullover plata
y tus manos deslizándose
como los trigales
mecidos por el eco.

Un beso.

Con serpentinas
y purpurina,
inesperado y traicionero.

Que astuto y paciente,
sorprendió mi boca
la misma que dijo:

No hace falta argumentos,
el brillo de tu pupila
pintó de fucsia
las uñas mordidas.

Caí en la red,
me amarré al tronco de tu cuello.

Y  reí a carcajadas,
aspirándolas con un beso
certero y suave
que me enmudeció.

Loca,
descolocada
y mareada.

tráiler de película
de acción.

Piñata.

Llena de besos.




jueves, 6 de diciembre de 2012

AMOXICILINA Y ESTREPTOCOCO:HISTORIA DE AMOR

Sobrevolé el Estrecho en helicóptero,
crucé la frontera marroquí con botas verdes.

¿ Me va a matar una bacteria?

Nadé hasta un islote
de oscuras aguas
por amor.

Mi riñón pereció de pánico,
desplomando
el edificio de mi cuerpo
en un aséptico baño
de hospital.

 ¿Me vas a matar Sr. Bacteria?.

Convulsiones:tiras de papel
delante del aire acondicionado.

Un vestido de novia
con flores de sangre y whisky y lágrimas.

Y el peso de la compra
en la escuadra de mis codos
en un sexto sin ascensor.

¿Y me va a matar el Sr. Bacteria?.

Quirófano:prado,
un tubo atravesando mi tráquea
y más conclusiones.

Sal en los ojos
y gasas como broches en mi cintura.

Y te crees Sr. Bacteria
que vas a matarme.

Frío en la penumbra, 
encima de dos sillas de plástico naranja,
sin zumo,
dormida en un Aeropuerto
con turbulencias de postre.

Registros
y exilio.

Y me vas a matar Sr. Bacteria...

En el tejido adiposo,
vía intramuscular,
la expulsión del paraíso
y la marca escarlata
de mi hígado en huelga.

No.
No podrás matarme Sr.Bacteria.

Por que yo.
Soy Penicilina.




martes, 4 de diciembre de 2012

SAL EROS DE MI GUARDILLA

Que quiere de mí este señor
que como un expectro
se presenta evaporado
de la botella del jarabe
para la tos.

Si no hay cura
para la polillas
de mi piel de abrigo.

Para la urticaria
nacida del roce,
de la saliva agria
de una falsedad.

Amar a un amigo,
al vecino de la peluca roja,
a la chica del anuncio
y al marido de la peluquera.

Sentir la mortaja
de unos brazos
que parecían
la estola de visón
de mi madre.

Y no eran más que una guirnalda
de anaconda
con olor a mandarina.

Que te ahoga
con mensajes táctiles,
cada vez que unas bragas
se ponen de boina
en su cabeza.

Enamorar al señor del chupito de orujo,
a la cliente reprimida
al chico del tablón
y mis ojos de perdida.

Amar al enemigo
cuando te besa en la cara
y su cuello con olor
a monogotas de chocolate
no sacia ni el bocadillo
de las cinco.

Amar y odiar...

-¡Eres haz o quiste!
Te chilla la jauría.

Y yo río
y te pido sonrosada de varicela
apretar un poco más las cuerdas
que aún al cielo no quiero volar.

lunes, 3 de diciembre de 2012

PARA EL PODADOR DE SUEÑOS

Estoy pensando...

Que me gustaría ser tu árbol
para que cuidaras mis ramas
y páginas fuesen sus frutos
para dar la forma a la copa
de un libro.


Que cuando estoy contigo
olerte
como los niños a su madre
y la musa viniera a mi seno cerebral
con el cercanías de las doce.

El mejor regalo,
no es la zirconita de saldo
ni la cena de la Visa a plazos,
un sobre
con la carta de amor
de una sopa de pollo.

Y hacerme esos pequeños favores
que llenan mi cara de pecas.

Lástima...

Pensando estoy.   
                                  Lluïsa Lladó.