jueves, 9 de agosto de 2018

Un azul luza nu.

Tú qué sabes de mi dolor,
de la jurisprudencia que regula al latido.
A mi angustia sanguínea
intentando devorarme sin anestesia.
A la risa entraña
cuando estoy nerviosa
que me da por carc-ajada
en vez de obituario.

Tú qué sabes de luchar
no contra el mundo
sino con uno mismo.

Guarecer a la fiera.
Ser un cuadrado
nacido en la familia de los círculos.
Una letra en el bloc de matemáticas.
Un aullido en la boca de un gato.

De estas ganas de mandarlo
todo a la mierda.

Todo.

Y dejar de buscar un asiento
a mi mal culo.
Buscar hueco en la foto.
Aceptar que tú eres una luciérnaga
de vacaciones.

La risa es lo que me queda.
En este cementerio
de hostilidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario