domingo, 10 de junio de 2018

Fausto contraataca.

El silencio
igual que un corcho
es imposible de ocultar.
Nos habla en remojo
y nos relata historias
que sólo pueden ser oídas
con el runrún del agua.

Si me dieran a elegir.
Y de ti para ambos.
Fuese el trabajo o la salud.
Creo que honestamente
preferiría el stop a una zanja insalvable.

Viviríamos bajo un puente
con nidos de ratas
y yo te guiaría con los mendigos
al portal de los techos.

Y si el dinero, para el caso lo mismo...
Sabes que tendría
la paciencia naranja
y con poco saldríamos adelante.
Un euro con la enfermedad.
No me compra la sonrisa.

Tal vez en el canje del karma.
Me pedirían la salud o el amor.
Y yo te prometo
que te quiero tanto
que mi alma en subasta,
exposición de tendederos.

Y en un coche te vería con otra
con los cristales empapados de lluvia.

Mientras camino con el chorro
de la distancia.
Y triste no tendría el recuerdo.
Qué en preferencia.
Prefiero perderte
que te ocurra algo malo.

Lleno de salud en un coche bajo la tormenta.

Ese es mi precio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario