lunes, 4 de junio de 2018

El sarnoso amor

El amor no lleva anillo de oro,
más bien la hojalata corona de su árbol.
Y tal vez sueñen los ángeles
con vacaciones en Florida.
Pero, es en los pasillos estrechos
que la vida propone en bandeja.
Unas sardinas y la música raspa.
Una mano tricotada a otra mano.
El olor de la almohada vacía.
Este cansancio, mitiga de tu sonrisa.
El que habla de Amor
colado de ventanas.
El cuidar por vencer.
El beso callado de boca.
El extraer cada una de las espinas.
Con un fogón encendido
sin cocinero.
Cruzar el pantano:
la fotografía, infestado de pirañas.
Atravesar el puente sin puente.
Y estar allí.
De pie.
Sosteniendo.
El amor, como una piedra que no pesa.
Te cuido, me cuidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario