viernes, 30 de marzo de 2018

Té sin azúcar

A los bomberos les gusta la poesía.
Y al otorrinolaringólogo,
y a la secretaria de un ejecutivo
de Arizona.

A la psicología. Y al enterrador.
Al taxidermista. Y al circense.

A todo el mundo le gusta la poesía.
Los oficios, las cátedras,
las colas humanas de cualquier
foco que dispense algún cachivache,
sustento y divisa.

Aman la poesía.

Pero la poesía es experta
apagando fuegos, de oídas y sin sangre
cerrando cuentas y baúles
en el diván o en la pista.

El poema:
el único sin cobertura social.
Usado como eslogan.

Para ser de todos y el don de nadie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario