jueves, 29 de marzo de 2018

Intolerancia

Hay tantos tipos
de tos
como de gotas de lluvia.

Y esa pequeña tosía
como una garganta con una púa,
el dolor trueno
de un niño metido en el pecho de otro niño.

La niña sonreía junto a su padre.
Y el padre cabronazo
sacó un paquete de cigarrillos
y se puso a fumar sin tregua
mientras miraba con odio
mi desaprobación.


La niña con la tos
de la lluvia.

Mi cara hecha un poema.

Porque el humo
es un cuervo carnívoro
que se come el alma
de los más débiles.




No hay comentarios:

Publicar un comentario