viernes, 30 de marzo de 2018

Asquitis de Damasco.

Un día como otro día,
pero, en la comparativa el viernes,
este viernes de santificación
es ideal para crucificar a alguien.

Terminar con este yugo,
amedrentar al buey que vive en el aseo
perpetuamente con nosotros.

Qué te parece la filosofía
de sacar un clavo
y en su agujero meter otro clavo.

De expulsar los muertos vivientes de nuestras parejas.
Poner los brazos en brújula
sacrificando todos los deportes del mundo
que sólo precisan a un jugador.

Esta jornada lúdica al masoquismo,
al sadismo,
de los huevos de conejos,
de las huevas de las cornejas.

Como un juego de palabras.
De lanzar al prepucio todos los males.
Asesinar cada viernes la melancolía del cristal con su montura.
Y luego desaparecer como un mantero.
Hacia otra ciudad.
Otra vida de resurrección.

Un día como otro clavo.

2 comentarios:

  1. La realidad es que renacemos a la misma m. si no peor.
    Año tras año. Pascua tras Pascua.

    ResponderEliminar
  2. Un abrazo Julio, el hombre que permanece en la sombra al acecho de mi verborrea. Gracias.

    ResponderEliminar