jueves, 22 de febrero de 2018

Confusión

I

Y una sola gota de poesía
la resucitó de entre los muertos.

II

Quién está en la disponibilidad de pecar
si la única condición no acude
a la hora disculpa.

Si he caído cómo árbol destronado,
una presa fácil
con los puñales en remojo,
con la incrustación entre las grietas de
madera, sándalo y caliza.

Defecada por los pájaros.
Ruina de roedores.
Líquen, moho, seta venérea
sobre el madero
que ha aprisionado
a esta branquia de fruto sin latido.

Si la lava fue despojada
y la distancia
ha convertido en una piedra.

Tu olor sigue intacto.
Y es una ponzoña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario