domingo, 14 de enero de 2018

Clases de costura

Los poetas bordes
no pertenecen a la ralea aria.
Viven al límite
de las circundantes.
Al borde del abismo.
Y caen. Sí, con sus adicciones diversas
de la bebida estupefaciente.
En los charcos.
En las clínicas de desintoxicación.
Y zoológicos de top ventas
amalgamados de canciones
llamados poemas.
Los bordes, mestizos,
con boca de vino.
Cojera andante.
Van de purgatorio en vela
para colmar su sed borracha.
En soledad, se quitan el sombrero
encima del cadáver escrito.
Analítica al borde del infarto.
Indio en la reserva.
Acupuntura de letras en el hígado.
Son bordes. Somos bordes. Soy borde.
Nuestra piel, de manos, esparadrapo.
De lata oxidada
bajo la luz del apremio neón.
Tanatorios, urgencias
y fosas comunes.
Bordadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario