domingo, 6 de agosto de 2017

Corazón de alabastro

La fricción de lo importante,
salinos cuerpos amados
mármoles de rúbricas

de todo lo que en el ayer
fue recibido, la donosura
del temblor ante la sustracción del primer beso.

Y una jauría de lo anónimo
que entre muslos recorre
la vereda del ciego sin bastión.

Tus manos sujetando la escultura
como un abismo que precede a una forma,
el trote, el látigo del sustento
a que un hombre y una mujer
ocultos tras las sábanas
enciendan la
chispa del motor de un coche.

Como dos mendrugos
al azote de las palomas.



El sueño de volar,Begemott.

No hay comentarios:

Publicar un comentario