domingo, 13 de agosto de 2017

Lánguida

Algunas personas nacieron
para volar, son libélulas que ejercen
de ave rapaz en los estanques.
Observan la quietud de los árboles
como los peatones entre señales
de tráfico y edificios petrificados
en cadenas montañosas.
La tristeza les hace crecer alas,
y cazan sin la necesidad de aterrizar
en tierra. Soñar diría el maestro,
la imaginación de cantera.

A la libélula la tristeza
le hace crecer alas, y vuela,
y caza al vuelo. Sabe que una burbuja
en una ola no significa el mar.
Para qué la fe nómada.

En gente. En diversidad de albufera.
El coleteo y el zumbido
de las máquinas.
El color trasvestido
de sus extremidades.
No te engañes parece una ninfa
pero es un código de barras
de ronda y depreda
como todas las personas
que les fue robado
el corazón con una cuchara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario