viernes, 23 de junio de 2017

Rinoplastia

Soy boxeadora, mi cuna,
mi cuna fue desde nonata
el cuadrilátero.
Aprendí a nadar con los puños prietos,
a morder el polvo, la lengua, a no llorar
ni a mendigar el agua.

Mi ceja lucía su hasta amputada
y la esponja con bálsamo
lamía la herida. Tan grande, tan demencial
que la sangre a borbotones
iba entre las palabras buceando.

En plena hemorragia, escuchaba la risa
del púgil en ciernes. Y al público
vitorear que el golpe fuese
más serpiente, más tizna,
más maraña de toalla en charca,
sudor de galápagos,
embrión que nació para ser juzgado.

Soy boxeadora, me gano la vida
con los huesos rotos
y poemas derribados contra el escenario.

Lluïsa Lladó.

2 comentarios: