lunes, 19 de junio de 2017

135

No existe mayor pesar
que las camas separadas,
la carne partida,
el beso que nunca besa
porque la piel y la boca
no se sabe por dónde transcurren.

Camas separadas, y cuerpos enteros,
y el interrogatorio a los pasos
necesarios para arrimar la sábana.

De olfato soy líder
porque en otra vida fui gata
y él cava un agujero
entre su corazón y el mío,
tétrico mensaje,
anilla mal puesta,
verde tirando a ocre,
en camas separadas
por muros, aceras, andamios y perros.

Segadora de fe.

Dormidos en separación camastro
y yo en la penumbra
el vómito me ahoga
de volver a ser una rana
con derecho de devolución.

Me duele. Duele.
Atravesar la noche.
Y qué en tu cama no quepa ni un sueño.


2 comentarios:

  1. Cuando hay tantas cosas que nos separan, poco importa la medida de las camas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias José Manuel, un abrazo.

    ResponderEliminar