miércoles, 4 de enero de 2017

Ave I

Estoy encaramada a un palo
en una jaula de canarios, con el cuello en torno
porque las águilas no caben en celdas
de aluminio.

Necesidad de volar, de remontar el pico.
De subir al avión.

Con el plumaje que llora, con los músculos atrofiados
por no caber en el corazón de las cerillas,
para morir en la migración y notar la carpa exultante
dentro de mi concha por los cielos que quiero pintar
y anegada dentro de  la lluvia
al desplomo sin el amparo de la nubes,
con la raspadura del moho
y de la nada.

La cautividad de los hechos,

No hay comentarios:

Publicar un comentario