jueves, 15 de septiembre de 2016

Divagaciones de la astronomía,

De niños los ángeles orinaban lluvia,
ahora, encima de nuestras corolas pulula fantasmal
una nube procedente de su masacre.

Cómo respirar si se forman bolsas
de los buscadores en los vertederos de órganos,
trinchan hígados,
anillan ojos,
sacuden bazos
y hasta con suerte pescan.

Anzuelos que la marginación
cada día hace de esta economía
que no entiende que los nacionalismos
convirtieron en momias
las montañas de residuos
de todas las basuras que comemos.

Sé que es una ilusión óptica,
pensar que detrás de los fanáticos
la única medicina sería un sistema global,
basado en el intercambio,
cultivos ecológicos y el lenguaje aplicado
de los pictogramas de Internet.

El reciclado se quedó obsoleto
por la descompensada gráfica
de cuerpos sanos sin cerebro, del sexo avanzado sin tocamientos de carne,
de los niños alimentados como gallinas
y escuelas por templos
prohibiendo el arte de Sócrates y de Platón.

Ciudadanos de un planeta.
con los cuatro elementos de la modernidad.

Con un mar que se ahoga.
Con una tierra radiactiva.
Con un aire corrupto.
Con un fuego nuclear.

Con un poema que no interesa a nadie.



No hay comentarios:

Publicar un comentario