domingo, 28 de agosto de 2016

Ganas de escribir y nada más a Dragón Red.


A estas vanidades de la vida
con el derrocamiento de mis rótulas
la lluvia crece más dentro que fuera
y me hace entrañar un patetismo
de mujer abanderada, y ser lacra y sello, 
añorando el hielo que adormecía al hígado.

No podemos nadar cuando la corriente que nos arrastra
ha adormecido los nudillos
en trenzas cabales y dementes, que encierran la flor a falta de la luz,
y ya ni se recuerda donde termina tu dedo y empieza el otro.

Sobre su pecho las arañas no existen
y noto como el tiburón pierde sus dientes.

Y viajo en una taxi con la tapicería del miedo
en el preciso instante que prendió el depósito de gasolina
para percatar que ya no puedo regresar 
y que cuando como una tipografía trémula
lloraba desguaces en la puerta de la carnicería.

Él respiraba mi nombre.
Para hallarnos en la tormenta
con las espadas rotas de atajos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario