lunes, 15 de agosto de 2016

Escribir poemas reduce seriamente la salud.

Después del poema
acabo postrada.

Como si fuese presa o víctima
de una tuberculosis peculiar.


En cada poema, se me va, la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario