martes, 12 de julio de 2016

La eléctrica.

Ratón de ala.

Deseas que crea que soy un ratón de ala
yegüando espíritu, en el asentamiento de una silla,
con la prerrogativa de no saber quién de los dos útiles
es más silla, cuatro edulcorado en la ubicación inversa
patas y déspota
del que aguarda sin medida
un destino que viaja a través de los cristales del metro.

Pero, aunque el tentáculo vira su cola, no soy ni por un momento
ratón de ala que huye del agua de su futuro, hace tiempo que el caminante
existe en cada tejido nervioso, vulva y estertores y se hace llamar mi tiempo,
entre la vena papiro, la miel de estaño, la hoz mechón de tijera,
no, en la indispuesta más rotunda de amaneceres tras la cortina de ducha,
con los faros de los coches en abismo, negra en sal de nada para el todo acuático,
ratón no sin simiente ni en su alcantarilla de nenúfares 
que emanan el escribir para un ser.
El aroma de los que quisieron sentarme y no pudieron.

-No, tú ya no me sientas en ninguna silla.

Ratón de alacrán.

Edward Gorey Illustration from “Leaves from a Mislaid Album” from Amphigorey Too


No hay comentarios:

Publicar un comentario